Dónde una puerta se cierra, otra se abre

Don Quijote de la Mancha